26 mayo, 2024

Bronquiolitis: fuerte mensaje de la Sociedad Argentina de Pediatría

Ante el aumento de casos de bronquiolitis en las últimas semanas, la entidad emitió un comunicado en el que pone el foco en las malas condiciones laborales.

Los casos de bronquiolitis por virus sincicial respiratorio (VSR) aumentaron en las últimas semanas y según el boletín epidemiológico más reciente también circulan SARS-CoV-2, adenovirus, influenza y parainfluenza, frente a lo que especialistas destacaron la importancia de las medidas de prevención tradicional (lavarse las manos o estornudar y toser en el pliegue del codo) y la ventilación, una enseñanza que dejó la pandemia por Covid-19.

Ante este panorama, la Sociedad Argentina de Pediatría (SAP) destacó el trabajo de las y los pediatras de todo el país frente a la situación epidemiológica planteada por el aumento de bronquiolitis e infecciones respiratorias en general que está afectando a niñas, niños y adolescentes y remarcó que desempeñan sus tareas con dedicación, «a pesar de las difíciles condiciones laborales y la postergación de legítimos reclamos».

«Estamos en un escenario difícil para el ejercicio profesional de la pediatría. Existen condiciones de trabajo inaceptables, alta carga laboral, inestabilidad en los empleos, falta de estímulo para el crecimiento, situaciones de violencia, baja remuneración, necesidad del pluriempleo para llegar a fin de mes y falta de oportunidades para actualizarse en la profesión», expresó la entidad en un comunicado.

Asimismo, la institución que reúne a pediatras de todo el país aseguró que, «hoy formar parte del sistema de salud, particularmente en el sector asistencial, resulta bastante desgastante tanto en el ámbito de la salud pública como en la medicina privada».

En este sentido, destacó que «son frecuentes» situaciones de aumento de la demanda, disminución del recurso humano en el equipo de salud, ocasionados por la falta de nuevos nombramientos, cargos vacantes que no se cubren, contratos temporales, carencias en equipamiento e infraestructura, falta de tiempo para examinar adecuadamente a los pacientes.

Ante esta realidad, desde la SAP destacaron «la tarea de los miles de pediatras que anónimamente honran su profesión. Honran esta bendita especialidad los que se levantan a diario para brindar lo mejor de sí a sus pacientes y familias».

«A todos, los y las pediatras que honran con su quehacer anónimo nuestra especialidad: ¡Gracias! Por otra parte, si apostamos a un país serio es necesario que el Estado y toda la sociedad, incluyendo todas las instituciones que forman parte de ella, se preocupen por el desarrollo profesional médico, tanto por su formación como por las condiciones laborales a que son sometidos quienes trabajan para cuidar la salud de todos», continuó el documento.

«Instamos a las autoridades competentes a convocar a una mesa de diálogo, con el fin de encontrar una respuesta que considere una solución adecuada a esta situación de sobrecarga de trabajo para los pediatras y obstáculos para una atención oportuna a los pacientes», prosiguió el comunicado.

Y concluyó: «Ante esta importante cuestión, esperamos que se puedan tomar las medidas necesarias para mejorar las condiciones del ejercicio profesional de la pediatría y así asegurar la salud y el bienestar de nuestras niñas, niños y adolescentes».

Para prevenir enfermedades respiratorias es importante

Lavarse las manos periódicamente, especialmente después de tocar manijas, dinero, objetos de oficina, juguetes de otros niños/as, etc.

Usar alcohol en gel cuando no haya agua y jabón para lavarse las manos.

Al toser o estornudar, cubrirse la boca y la nariz con el codo.

Limpiarse la nariz con pañuelos descartables.

Evitar el contacto con personas que tengan enfermedades infecto-contagiosas.

Evitar el humo de cigarrillos y braseros cerca de los niños.

Ventilar siempre los ambientes.

Mantener los esquemas de vacunación al día.