CORRIENTES 24HS

Noticias las 24hs

La luz solar inactiva el coronavirus ocho veces más rápido

Los científicos están investigando por qué ocurre esto, ya que podría ser clave en la lucha contra la pandemia de coronavirus Covid-19.

Un equipo de científicos está investigando cómo la luz solar inactiva el SARS-CoV-2, después de darse cuenta de que existe una evidente discrepancia entre la teoría más reciente y los resultados experimentales: el coronavirus se inactiva con los rayos del Sol hasta ocho veces más rápido en experimentos de lo que predijo el modelo teórico más reciente.

Tal y como recoge Science Alert, la investigación está dirigida por Paolo Luzzatto-Fegiz, ingeniero mecánico de la Universidad de California en Santa Bárbara (UCSB), en California (EE UU). Ha sido publicada en The Journal of Infectious Diseases.

«La teoría asume que la inactivación funciona haciendo que los rayos UVB golpeen el ARN del virus y lo dañen», explicó Luzzatto-Fegiz, pero la discrepancia sugiere que está sucediendo algo más que eso, y averiguar qué se puede ser útil para controlar el virus.

La luz ultravioleta, o la parte ultravioleta del espectro, es absorbida fácilmente por ciertas bases de ácidos nucleicos en el ADN y el ARN, lo que puede hacer que se unan de maneras difíciles de fijar.

Pero no toda la luz ultravioleta es igual. Las ondas UV más largas, llamadas UVA, no tienen suficiente energía para causar problemas. Son las ondas UVB de rango medio en la luz solar las principales responsables de matar microbios y poner nuestras propias células en riesgo por el daño solar.

Se ha demostrado que la radiación UVC de onda corta es eficaz contra virus como el SARS-CoV-2, incluso cuando éste todavía está envuelto de forma segura en fluidos humanos. Pero este tipo de rayos ultravioleta no suele entrar en contacto con la superficie de la Tierra, gracias a la capa de ozono.

«La UVC es excelente para los hospitales», dijo la coautora y toxicóloga de la Universidad Estatal de Oregón, Julie McMurry. «Pero en otros entornos, por ejemplo, cocinas o subterráneos, la UVC interactuaría con las partículas para producir ozono dañino».

Los investigadores sospechan que es posible que en lugar de afectar el ARN directamente, los rayos UVA de onda larga puedan estar interactuando con moléculas en el medio de prueba (saliva simulada) de una manera que acelera la inactivación del virus.

Si se pueden aprovechar los rayos UVA para combatir el SARS-CoV-2, las fuentes de luz específicas de longitud de onda económicas y energéticamente eficientes podrían ser útiles para aumentar los sistemas de filtración de aire con un riesgo relativamente bajo para la salud humana.

«Nuestro análisis apunta a la necesidad de experimentos adicionales para probar por separado los efectos de longitudes de onda de luz específicas y composición del medio», concluye Luzzatto-Fegiz.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.