20 abril, 2024

Investigan un presunto fraude cometido contra Lotería Correntina.

Se trata de una investigación realizada por autoridades de la Justicia provincial con apoyo de una división especializada de Gendarmería.

Una investigación con operativos en diversos puntos del país marcó ayer la profundización de una investigación por presunto fraude en perjuicio de Lotería Correntina. Se realizaron 17 allanamientos simultáneos que estuvieron a cargo de la Gendarmería y fueron orientados por la jueza de Instrucción 3, Josefina González Cabañas y el fiscal de Instrucción 6, Gustavo Roubineau.

Se trata de una causa por presunto fraude en perjuicio de la administración pública, por la cual el Ministerio Público Fiscal de Corrientes emitió un comunicado en el que explicaron que se trata de una investigación que se inició el año pasado tras la denuncia de un ciudadano que puso en conocimiento de la fiscalía de turno una serie de datos supuestamente obtenidos de Lotería Correntina.

Según se informó, el denunciante también brindó nombres de varios apostadores de la modalidad juegos de Quiniela Correntina que habrían cobrado numerosos premios que, por su monto, repetición en el tiempo y otras circunstancias, podrían ser el resultado de una compleja maniobra delictiva llevada a cabo mediante la manipulación, alteración y vulneración del sistema y modalidad de apuestas, destacaron.

Frente a esta alerta se abrió una instancia investigativa que está en marcha y, de comprobarse la maniobra, se estaría ante una defraudación hacia Lotería y por ende a la administración pública provincial, causándole un perjuicio económico. En cuanto al avance, afirmaron que por ahora no hay imputados individualizados y las tareas de investigación están a cargo de los efectivos de la Unidad de Investigaciones de Delitos Complejos y Procedimientos Judiciales de Gendarmería Nacional, delegación Corrientes, encabezados por el comandante Bruno Alejandro Zardi. Se realizaron varias diligencias judiciales, como ser allanamientos en el edificio de Lotería de la calle Córdoba casi Junín, y en otros domicilios de las provincias de Corrientes y Río Negro, más precisamente en la ciudad de San Carlos de Bariloche, donde estaría radicada una empresa que brinda servicios informáticos al instituto provincial