20 abril, 2024

Escala el conflicto entre Javier Milei y el gobernador de Chubut

Ocurrió luego de que Ignacio Torres amenazara con cortar el suministro de petróleo y gas. La respuesta de Javier Milei al mandatario de Chubut.

El presidente Javier Milei consideró que se resolverá en la Justicia el conflicto con la provincia de Chubut luego de que su gobernador, Ignacio Torres, amenazara con cortar el suministro de gas y petróleo desde el miércoles por la caída de la coparticipación. A través de sus redes sociales, el jefe de Estado también le advirtió que va a cometer un delito.

«Nachito, no te hagas drama que lo vamos a resolver en la Justicia… ¡De paso aprendé a leer un contrato de deuda así te evitás quedar en un muy ridículo off-side… Ánimo! Ya aprenderás…», posteó Milei, en su cuenta de la red social X, en respuesta a una publicación de Torres.

Poco antes, el gobernador chubutense había expresado: «Presidente, quiero decirle que, a diferencia de otros, yo no le tengo miedo. No vamos a ceder ante sus insultos, amenazas o aprietes. No creo en la violencia y voy a defender a los chubutenses hasta las últimas consecuencias».

«Usted tiene que gobernar para todos los argentinos, para eso lo votaron. A mí me eligieron para defender los intereses de mi provincia, y así lo voy a hacer», enfatizó. Y luego agregó en una entrevista televisiva: «Me voy a hacer cargo de las consecuencias legales, que me denuncien, que me manden a Gendarmería, que me metan preso, no me importa».

Torres se expresó de esa manera después de que el Presidente considerara que el mandatario chubutense estaría incurriendo en un delito si corta el suministro de gas y petróleo, al citar un artículo del Código Penal al respecto.

«Hola Nachito y cómplices. Les paso algo del Código Penal. ARTICULO 194. – El que, sin crear una situación de peligro común, impidiere, estorbare o entorpeciere el normal funcionamiento de los transportes por tierra, agua o aire o los servicios públicos de comunicación, de provisión de agua, de electricidad o de sustancias energéticas, será reprimido con prisión de tres meses a dos años», posteó Milei.

Más temprano, el jefe de Estado había expresado que nunca» pensó que «tendría tantas alegrías juntas con el Principio de Revelación» y «ver como toda la casta que le ha arruinado la vida a los argentinos de bien» se «juntan todos para defender sus obscenos privilegios», en medio de los apoyos de gobernadores a la decisión de Chubut.

El líder de La Libertad Avanza también había reposteado el comunicado del Gobierno cuestionando a Torres con la frase: «Desenmascarando la mentira de los degenerados fiscales».

Cómo empezó el conflicto entre Chubut y el gobierno nacional

El cruce entre la provincia patagónica y la administración de Milei empezó luego de que Torres amenazara con interrumpir desde el próximo miércoles la salida de petróleo y gas si el Ministerio de Economía de la Nación «insiste con retener de manera indebida la mitad de la coparticipación» que le corresponde a su distrito, ante lo cual el gobierno nacional advirtió que una medida de ese tipo sería «absolutamente ilegal».

Torres habló en el marco de los festejos por el 123° aniversario de Comodoro Rivadavia, la ciudad cabecera de la cuenca petrolera del Golfo San Jorge. Allí, acusó a la cartera de Hacienda de retener «de manera indebida» fondos por deudas a corto plazo que el gobierno local tomó durante la administración anterior de Mariano Arcioni.

La posición del gobernador fue avalada horas después por el resto de los mandatarios patagónicos, quienes publicaron un comunicado conjunto en el que alertaron que si Nación «no le entrega» a Chubut los $13.500 millones que le «retuvo ilegalmente», apoyarán la decisión de Torres de «no entregar su petróleo y su gas».

En tanto, el ministro del Interior, Guillermo Francos, negó que el Ejecutivo nacional haya «retenido» fondos coparticipables a Chubut y señaló que la provincia «tomó un préstamo de la Nación que garantiza con fondos coparticipables y se paga con fondos mensuales; este mes venció una cuota y se la retuvo. El gobernador pidió una prórroga y no se la dio».